El joven corzo rutinario

En enero de 2021 me encontraba en una situación muy extraña, incluso más que el resto de personas. Con el trabajo en París, pero sin casa allí y teletrabajando desde casa de mis padres en Andorra, aprovechaba esa época para ir a hacer fotos al acabar de trabajar, con poco tiempo ya que en invierno anochece sobre las 18.30h.

Quería hacer fotos a los muflones, ya que es el animal que menos tenía fotografiado. Me centré en una sola localización, que ya conocía como lugar de paso para los muflones ya que los había visto en varias ocasiones anteriormente. Se trataba de un sitio al que debía acercarme con mucho cuidado, pues esperaba que los animales salieran muy cerca (a unos 20 metros) y, si los asustaba al entrar, no volvería a verlos en toda la jornada.

Cargado con mi equipo fotográfico me dirigí hacia el lugar que tenía en mente. Tras una breve caminata, llegué y me acerqué con cuidado, pues ya podían estar ahí. Al llegar al lugar y acercarme lo más sigilosamente que pude, comprobé que no había ningún animal ahí, lo que suele ser lo más habitual. Me instalé en un lugar en el que no estuviera demasiado a la vista, con trípode y todo el material preparado y me dispuse a esperar.

No pasaron prácticamente ni 5 minutos cuando apareció un corzo. Entró al pequeño campo comiendo, sin percatarse de mi presencia.

Se trataba de un joven macho de apenas un año de edad. Se puede reconocer porque en esta época los machos adultos ya tienen la cuerna formada completamente bajo la borra. Sin embargo, los añales completan el desmogue de su primera cuerna con uno o dos meses de retraso.

Además, se nota su inexperiencia en que, aunque no me vio, tras intuirme permaneció un rato merodeando por la zona antes de salir al trote. Un individuo adulto hubiese salido despavorido a la primera señal de peligro. Sin embargo, éste me permitió tomar unas cuantas (decenas de) fotografías. Tras este encuentro me mantuve a la espera, agotando el tiempo que me quedaba con luz suficiente para poder fotografiar antes de irme.

Los tres días siguientes volví al mismo sitio. Ningún animal apareció durante las esperas, que se hicieron largas por el frío y la lluvia de enero.

Tras esas tardes de espera infructíferas, el fin de semana, que podía aprovechar más las horas de luz del día, decidí ir a otros lugares de más difícil acceso, para cambiar un poco de ambiente, y conseguí alguna imagen bastante buena.

El lunes siguiente retomé la costumbre. Me acerqué al lugar cuidadosamente, como en las ocasiones anteriores. Nada más llegar me encontré al mismo corzo de la semana anterior, que ya estaba allí:

En esta ocasión el joven macho me intuyó mientras me acercaba, así que me dio menos tiempo para fotografiarle. Por suerte, los parámetros que había preestablecido en la cámara funcionaron a la perfección para que la imagen tenga suficiente nitidez. Además, la posición en la que el corzo se colocó delante de mí resaltaba a la vez la elegancia y la delicadeza de estos animales.

Estos encuentros me sirvieron para comprobar lo extremadamente rutinarios y territoriales que son los corzos. Me lo encontré en el mismo sitio y aproximadamente a la misma hora con unos 7 días de diferencia. Estoy seguro de que seguirá la misma rutina durante, al menos, todo este período de escasez de alimento. En primavera, cuando la hierba nueva empiece a crecer dentro del bosque, será más difícil encontrarlos, aunque anden vigilando y patrullando el mismo territorio.

A pesar de que pretendía fotografiar muflones, estoy muy contento con estas fotos del corzo. A posteriori recordé que había visto los muflones en esa zona en una época más tardía, entrada la primavera. Eso no significa que no estén ahí ahora, sino que son más difíciles de ver.

Espero que próximamente pueda contaros más sobre esta “sesión” fotográfica y compartir nuevas imágenes con vosotros, ya sea de muflones, de corzos, o de cualquier otro animal.

Os recomiendo echar un vistazo a mi galería “La vida en los Pirineos”, a la que he añadido estas fotografías.

Dejo aqui la serie de fotos que pude hacer en estos encuentros:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EspañolCatalàEnglishFrançais