Sobre mí

Nací en Andorra en 1989 y siempre estuve en contacto con la montaña. Mi afición por la fotografía surgió un día que le pedí prestada la cámara a mi padre y empecé a cambiar todos los parámetros, observando en qué afectaban a la imagen. En unas horas aprendí, de forma completamente autodidacta, cómo funcionaba el modo manual de la cámara.

Después de eso, empecé a poner en práctica esos conocimientos uniéndolos con mi pasión por la montaña y los animales. De esta forma, aprovechaba cada salida para llevar la cámara y el teleobjetivo conmigo y, sin saber muy bien lo que hacía ni lo que quería hacer, iba aprendiendo a base de errores.

En los comienzos, tenía suerte si salía una foto bien de cada quinientas. A medida que ganaba experiencia, empezaba a planificar cada foto, a prever los planos, a tener en cuenta la luz natural y a anticipar los parámetros necesarios para materializar la imagen que tenía en la cabeza.

Hacer retratos de animales no es como una sesión de fotos convencional pues los animales son salvajes y no posan para el fotógrafo. A base de experiencia y constancia, y de los conocimientos previos que tenía acerca de la naturaleza, fueron saliendo algunos buenos resultados, y a día de hoy tengo suerte si sale una foto buena de cada tres salidas.

Intento hacer todos los retratos sin molestar a los animales, aunque su instinto les hace estar siempre alerta y muchas veces acaban huyendo. Un gran logro es localizar un ejemplar y hacer el acercamiento necesario para sacar una foto de calidad, y dar media vuelta sin que el animal se haya percatado de mi presencia. Sólo así una imagen puede transmitir la sensación de una situación salvajemente cotidiana.

EspañolCatalàEnglishFrançais